El Poder de la Proyección

Ikyta

Product image 1El Poder de la Proyección
Product image 2El Poder de la Proyección

Precio habitual $ 357.00


DESCRIPCIÓN:

¿Porqué detener la comunicación? ¿Porqué no hablar? Tú tienes enemigos y altibajos. Tienes pobreza y riqueza. El único asunto es: Cuando usas el poder de la proyección y te das a ti mismo un recubrimiento superior, lucirás nuevo y la capa de radiancia será probada por tu bondad.

Como seres humanos, somos fibras y campos electromagnéticos, emociones y sentimientos. Es un circuito de vida y una danza armónica de diez billones de células. Y la belleza se da cuando las inter-proyecciones de otros no interfieren con nuestra vida, por eso tenemos tres cuerpos mentales, uno físico y uno espiritual -el divino escudo del cuerpo radiante.

Tua apariencia, con la que quieres complacer a alguien, no tiene importancia. La efectividad de tu apariencia, conforme tú eres, tiene importancia.

La rotación de la tierra es precisa porque está bajo la autoridad de Dios. El mando tiene un miedo, el amor tiene un servicio, allí está la ley. Todo el mundo le teme a esa habilidad, luego el miedo y el amor no son cosas separadas, el comando debe supeditarse al amor.

En la vida, el asunto básico es ser bondadoso, pero, ¿Cómo puedes ser amable con otros si no eres amable contigo mismo? Todo lo que necesitas es ser bondadoso contigo. SI eres amable contigo mismo, serás amable con todo, y cuando seas amable con tu futuro, las oportunidades vendrán.

La vida es simple, no tienes que hacerte sanador para sanar, tan sólo tienes que concentrarte. No hay nada en la psiquis del universo que no esté en tu psiquis. No hay nada en la fibra del universo que no esté en tu fibra, pero la bondad es el potencial, no es solamente una imagen, es una dirección.  

ESPECIFICACIONES:
    Cerrar (esc)

    ¿QUÉ HAY DE NUEVO EN NALANDA?

    No te pierdas las nuevas promociones, descuentos, lanzamiento y más. Suscríbete a nuestro emailing.

    Buscar

    Carrito

    Su carrito actualmente está vacío.
    Empezar a comprar